Me encantan las frases hechas, los proverbios, citas y refranes anclados en el pasado, que todo o casi todo el mundo conoce y que a mí me recuerdan muchos momentos vividos con mi segunda madre, mi abuela. Un proverbio que me impactó muchísimo es “ Una imagen vale más que mil palabras” y os voy a contar porqué.

Mi querida abuela lo decía muchísimo pero nunca me había parado a analizar profundamente su significado, hasta que un día, recordando sus dichos me vino a la cabeza “una imagen vale más que mil palabras” y me cuestioné ¿más que mil palabras? mil palabras son muchas…

¿Cómo podía ser que una imagen valiera más que mil palabras? Empecé a buscar por imagen y entonces descubrí lo poderosa que es.

Si nos paramos a analizar cuánto son más de mil palabras, pongamos por ejemplo, que hablamos de 5000 palabras, perfectamente pueden ocupar 6 folios escritos. Eso son muchos folios donde se pueden decir muchas muchas cosas, pero aun así, la imagen es más poderosa que todo eso.

Una imagen capta en un solo impacto, nos invita a explorar y querer saber más, nos describe una figura, representación, aspecto o apariencia. Nos activa los sentidos y nos transmite sensaciones. Una imagen es libre, abierta, amplia, sugerente, adicta, viral, posiciona, ubica…..cada elemento que la forma nos transmite una sensación distinta.

Los colores claros nos relajan, los oscuros nos exaltan, los rojos nos transmiten fuerza, los blancos pureza. Los círculos nos transmiten equilibrio, racionalidad, los cuadrados firmeza, resistencia, los triángulos según su posición, crecimiento lineal, exponencial, caída grave….y así así nos podríamos adentrar en un mar sin fondo de análisis.

Nosotros somos imagen, nos atrae alguien por la imagen, compramos cosas por imagen, nos atrae más un video que un texto, procesamos más rápido una imagen que un texto, elegimos marcas por su imagen….Nos gustan las marcas que cuidan su imagen…. Imagen es comunicación, publicidad, es marketing en su campo más amplio. Una buena imagen corporativa transmite credibilidad, confianza, profesionalidad, calidad, seguridad….y se inicia en la primera fase cuando tienes que crear un logo de marca, elegir el pantone, la tipografía, la forma….y posteriormente adaptas esa imagen a la papelería corporativa: como folletos, catálogos, banners para web y RRSS…creando una identidad de marca.

Es aquí, cuando después de reflexionar y analizar el significado del proverbio, en concreto la palabra imagen, entiendo muy profundamente que una imagen vale más que mil palabras, incluso más que 5000 palabras.

Por eso, desde Mar de Marketing queremos que tengas una imagen de marca que cumpla con todas tus expectativas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn